Holedeck

Español | English

Noticias Holedeck

HOLEDECK Active Basic: Climatización y calefacción invisibles de bajo consumo, el futuro de los edificios sostenibles.

Todos sabemos que, a partir del 2020, el consumo energético de los edificios será casi nulo. Pero, ¿Cómo sabemos como hacerlo?

Holedeck y Uponor han colaborado en una propuesta que resuelve esta problemática de manera innovadora a través de un nuevo sistema de forjados de hormigón termoactivos. Además, es uno de los resultados del proyecto de investigación desarrollado por Holedeck, IECA y el Instituto Torroja.

Por un lado, el sistema de forjados Holedeck es la solución más eficiente por un uso óptimo de los materiales con respecto a una losa, minimizando el impacto medioambiental además de reducir la altura del edificio ganando así un piso extra.

Está adaptado para aceptar instalaciones y elementos diseñados específicamente para techos modulares estándar, así como adaptarse a geometrías y modulaciones convencionales.

Por otro lado, Uponor ofrece un sistema de parrillas de circuitos por los cuáles circula agua a diferente temperatura según las necesidades de confort, que permiten la termoactivación de la estructura, dando lugar a una solución integral TABS.



Estas soluciones están integradas en una sola solución constructiva la más eficiente posible: HOLEDECK ACTIVE BASIC.

Este sistema se caracteriza por aprovechar la inercia térmica del hormigón de los forjados Holedeck, de una trama de circuitos de tuberías Uponor, a través de las cuáles circula únicamente agua.

De este modo, los techos, suelos y las paredes contribuyen a refrigerar y calefactar el ambiente de forma perceptible. Holedeck además, sirve de soporte al resto de instalaciones y ayuda a reducir la altura del edificio haciendo si cabe la solución todavía mas sostenible.

Otra ventaja de Holedeck Active Basic es el confort térmico. Gracias a la inercia del hormigón, la temperatura se mantiene uniforme a lo largo del día, y se evitan corrientes de aire indeseadas procedentes de los sistemas convencionales de refrigeración y calefacción, así como molestos ruidos provocados por éstos.

Además, produce un aumento del rendimiento energético ahorrando hasta un 68% gracias al empleo de agua a muy baja temperatura en calefacción (inferior a los 28ºC) y alta en refrigeración (en torno a los 18ºC). Todo esto hace posible lograr incrementar sustancialmente la eficiencia de las fuentes de energía renovables en edificios de diseño bajo la premisa NZEB.